Caida De Pelo En Otoño | GUIA + Soluciones 2021

La caida del pelo en otoño es un problema muy presente tanto en hombres como en mujeres. En realidad se trata de una forma natural de renovación del todo normal. Veamos juntos cómo sucede, cuáles son los tratamientos y, sobre todo, si se recomiendan remedios naturales.

La caída del cabello en otoño

La caida pelo otoño es un problema que afecta a muchas personas y la mayor parte de las veces se debe al cambio de estación en el que se produce la renovación del ciclo de vida del pelo. Este ciclo se constata desde septiembre a noviembre, con una caída estacional similar a la de las hojas.

Naturalmente, si se produce una caída del pelo consistente, será necesario acudir a un profesional médico para descartar cualquier forma de patología más o menos grave – como por ejemplo, la alopecia.

Ciclo vital del pelo y caida de pelo otoño

La caída del pelo durante el cambio de estación está relacionada con el ciclo de vita del mismo en tres fases principales: crecimiento, reposo y caída.

Se estima que el folículo piloso produce 20 cabellos a lo largo de su vida. Cada estación se presenta el fenómeno de renovación del pelo, sobre todo en verano y en otoño, durante la fase telógena, con una caída mayor a 100 cabellos al día de forma habitual.

No se trata de un fenómeno extraordinario y se estima que la pérdida, en general, sea causada por estrés – alimentación incorrecta – salud – herencia genética, así como un estilo de vida inapropiado. La caída cotidiana debe considerarse un factor normal que sucede todas las personas: en los hombres es más intensa que en las mujeres, con adelgazamiento y particularidades que se puede notar con el tiempo.

Caída del cabello: ¿por qué en otoño?

La caída estacional del pelo se manifiesta especialmente por varias causas, entre ellas, una variación de la temperatura y la luz, que afectan directamente a la producción de melanina y prolactina (o a las hormonas que estimulan el crecimiento del pelo).

El cambio de estación implica la caída del pelo, aunque este se encuentre lleno de salud. Otros factores determinantes son los cambios hormonales, una excesiva exposición a la luz del sol y al frío y, como se ha mencionado, el estrés. En general, es un fenómeno habitual y el recambio se produce cada tres años: imaginemos que el cabello viejo es sustituido por uno nuevo más sano y brillante.

Caída del cabello en otoño: cuando se debilita

Cuando verificamos un aumento de la caída del pelo y una alteración del cuero cabelludo, podríamos presentar un problema. Como hemos dicho, la caída natural del pelo puede asociarse al cambio de estación, pero si percibimos un debilitamiento en el cuero cabelludo, deberíamos preocuparnos.

En líneas generales, el pelo debilitado se presenta descolorido (el sol oxida la melanina), sin brillo y con tendencia a romperse continuamente. Para comprobar su estado en casa, basta con tomarlo y tirar de él.

Si se rompe, entonces se encuentra débil. En caso contrario, no necesita ser tratado.

Remedios para la caída del cabello

La pérdida de pelo implica una inflamación del cuero cabelludo también debido al uso de productos con agentes químicos agresivos. Para frenar la caída, reforzar y promover el crecimiento del cabello durante el otoño es importante partir de la base de un óptimo champú y acondicionador delicado y con ingredientes naturales.

Los productos deben diluirse en agua, mientras que el acondicionador se deberá utilizar sólo una vez a la semana para dar pelo al cabello. Aún mejor es una mascarilla nutritiva y reestructurante que puede aplicarse junto a los tratamientos hasta dos veces por semana, con ingredientes que trabajan en profundidad sobre el cuero cabelludo.

Sería bueno realizar una vez al mes un tratamiento específico de exfoliación del cuero cabelludo para eliminar el exceso de sebo y todas las impurezas y toxinas que se acumulan en el bulbo.

Alimentación

La salud del cabello también depende de lo que se come ya que se necesita un aporte continuo de vitaminas y minerales indispensables. A veces, la caída de pelo aumenta si no se tiene un aporte adecuado de estos elementos indispensables.

Son fundamentales: la vitamina C, que se encuentra en el brócoli, fruta como kiwi y uva; pero también la vitamina A, que tiene el poder de reforzar el pelo desde la raíz a las puntas. Es indispensable también la vitamina E, rica en antioxidantes para evitar la caída y el envejecimiento celular; sin olvidar el hierro – magnesio y potasio, así como el licopeno.

Remedios naturales

Existen remedios naturales para la caída de pelo? Por supuesto que sí, es normal recurrir a estos elementos de la naturaleza para evitar la caída y mejorar la salud capilar. Ideales durante el otoño y el verano, podemos encontrar:

  • Aceite de linaza que realiza un óptimo tratamiento y se puede añadir al champú neutro habitual
  • Aceite de almendras dulces o aceite de oliva, para aplicar sobre la piel e hidratar y nutrir el pelo. Se puede asociar con otros aceites esenciales para masajear y dejar reposar durante 20 minutos antes de lavarse el pelo
  • Jengibre con aceite de jojoba, se convierte en una mascarilla casera que estimula la circulación sanguínea y penetra en el pelo reforzándolo
  • La salvia es perfecta. Es una hierba aromática utilizada desde tiempos antiguos para nutrir: para absorber todas sus propiedades basta con utilizar una infusión como enjuague. Se notará un agradable efecto de salud y brillo
  • No es menor el efecto del aguacate, cuya pulpa se transforma en un capa que cubre el cuero cabelludo con altas propiedades. Aplicar una hora antes de lavar el pelo con productos neutros
  • Por último, ¿qué hay de las semillas de perejil? Son óptimas para rellenar y fortalecer el cabello. Se deben colocar en polvo sobre la piel y retirarlas a la mañana siguiente con el cepillo. Repetir la operación durante un mes

Entre los muchos remedios naturales, no podemos olvidar el aloe vera, perfecto para frenar la caída, así como la henna, no en función de tinte, sino de antiinflamatorio natural. Para estimular la circulación basta con masajear ligeramente toda la cabeza cada noche, y comprobar de paso el mejoramiento que se produce día tras día.

Para cualquier consejo o duda, acudir siempre al médico de confianza o a un dermatólogo especialista en la materia.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *